jueves, 23 de mayo de 2013

Colchas de patchwork

Me he puesto con paciencia y ganas a buscar las fotos de las colchas que hice. La primera, de patchwork, fue para mi primer sobrino. Fue mi segundo trabajo y me costó muchísimo. Quise hacérsela con las imágenes de unos cuadros que me habían gustado y claro... imaginad el trabajo. Estuve cosiendo como seis meses pero lo conseguí. El guateo fue lo peor, desde aquellas llevo muy mal lo de acolchar. Es lo que menos me gusta de todo. Sé que la labor mejora muchísimo pero me cuesta un mundo ponerme.
También le hice los cojines con los recortes de tela que me fueron sobrando.
Lo siguiente que realicé fue un pie de cama para este mismo sobrino, era el primero y ya se sabe... No me llevó tanto tiempo porque era un panel. Lo único que tuve que hacer fue ampliar un poco y acolchar.





La siguiente colcha fue para el segundo sobrino. Esta se la hice con otro panel que fui recortando y al que le añadí otras telas para que quedara lo suficientemente grande. Las dos colchas pasaron de la cuna a la cama.
Para esta colcha me tomé más tiempo, de modo que le bordé dibujos en la chichonera para que quedara todo el conjunto. Como siempre el guateo lo peor.




Mi tercera colcha fue un odisea el terminarla. Desde que la empecé hasta que di la última puntada pasaron cerca de dos años. Esta se la regalé a mi hermana. Están en su casa todas las colchas que hice.
Otro día os enseño los ufos que tengo, entre ellos una colcha para mi.
La colcha de mi hermana es de kokeshis. Me dio mucha trabajo, algunas piezas son muy pequeñas y hay que festonear todo. Igual la visteis en la red en algún blog.
Al principio sólo acolché el contorno de los dibujos pero no terminaba de gustarme. Así que decidí que tenía que guatear el fondo. Parece que me encanta!!!
El resultado final fue mucho mejor.


De este abanico estoy muy orgullosa. Tuve que dar tantas puntadas pero el resultado...










Estas son las únicas colchas que he hecho y tengo terminadas. Espero que os hayan gustado. Mi hermana está encantada, jajaja...

Un besiño.